logo

Importancia de la buena alimentación durante el tratamiento de cáncer de próstata

El cuidado después de un diagnóstico de cáncer va más allá de atender tus consultas y tratamientos médicos, implica hacerte responsable de tu alimentación y procurarse una buena actividad física.

Aunado a los tratamientos y supervisiones médicas, la alimentación y la actividad física son dos factores fundamentales para mejorar la calidad de vida e incluso el restablecimiento de los pacientes con cáncer de próstata.

¿Por que es tan importante mantener un peso saludable cuando se padece cáncer?

La nutrióloga Norma Ortiz de Fundación Salvati asegura que el sobrepeso y la obesidad son factores que predeterminan el cáncer, de ahí la importancia de mantenerse dentro de los parámetros del peso ideal.  “La dieta está asociada con el 35% de cualquier tipo de cáncer, los otros factores que influyen son el cigarro y el consumo de alcohol.”

Independientemente de la enfermedad, lo adecuado sería encontrarnos en las mejores condiciones nutricionales posibles, es decir no tener ni sobrepeso, ni obesidad, desafortunadamente en México 7 de cada 10 personas padece alguna de esas dos enfermedades. En el caso específico de los pacientes de cáncer dichas condiciones complican tanto la cirugía como los tratamientos, debido a que las dosis de quimioterapia se calculan en base al peso: A mayor peso, mayor quimio y por lo tanto aumenta la probabilidad de que los efectos negativos de la quimioterapia estén más presentes como la náusea, el vómito, la intolerancia a los olores, diarrea o estreñimiento.

Para saber si se tiene el peso adecuado es necesario multiplicar la estatura en metros x sí misma y luego por 24, por ejemplo, si mide 1.70 multiplicamos de la siguiente manera: 1.70 x 1.70 x 24; el resultado es 69.3, el peso máximo saludable en ese caso es 69 kilos. “Es un parámetro que nos indica, a muy grosso modo, que el paciente tiene un buen estado nutricional. Después debemos identificar exactamente cuál es el porcentaje de grasa de cada individuo, la grasa es la que eleva los efectos tóxicos de la quimioterapia.”

Después debemos identificar exactamente cuál es el porcentaje de grasa de cada individuo, la grasa es la que eleva los efectos tóxicos de la quimioterapia

Frente al diagnóstico

Cuando un hombre es diagnosticado con cáncer de próstata y padece de sobrepeso u obesidad, es muy importante que modifique sus hábitos alimenticios para que alcance un peso saludable lo antes posible.  Para ello es necesario regresar a la dieta tradicional mexicana: “Incluir tanto las verduras como las frutas, evitar los alimentos industrializados como refrescos, caramelos y azúcares. Particularmente en este punto es importante subrayar que 100 mililitros de refresco equivalen a dos cucharadas de azúcar y 80 calorías. Un refresco de 600 mililitros, que es lo que se consume en promedio durante una comida, representa 12 cucharadas de azúcar o 480 calorías; casi la tercera parte del consumo que debería tener un adulto durante el día. Si lo tradujéramos en manzanas equivaldrían a comernos ocho” explica Norma Ortiz.

La especialista afirma que la dieta es absolutamente personal “Es como un cepillo de dientes, no lo puedes compartir con nadie” de ahí la necesidad de visitar a un nutriólogo que determine cuál es el régimen alimenticio específico, de acuerdo a sus peculiaridades. Sin embargo, en términos generales recomienda tomar tres tazas de verdura como mínimo al día, porque mejora mucho el aporte de fibra, vitaminas y minerales; dos ó tres porciones de fruta al día y dos litros de agua.

Mientras el paciente está en tratamiento es recomendable que coma entre cinco y seis veces al día de acuerdo a su sintomatología y la tolerancia de su aparato digestivo: “Es preferible hacer varias comidas al día en las que se repartan todos los nutrientes que comer mucho en un solo momento.”

Dependiendo del tratamiento oncológico que lleve el paciente hay recomendaciones nutricionales como los que encontrarás en:


Dieta recomendable durante la quimioterapia para el paciente con cáncer de próstata.LINK


Dieta recomendable durante la radioterapia para el paciente con cáncer de próstata. LINK

Importancia del autocuidado

Un elemento clave para enfrentar la enfermedad es el autocuidado, a veces se necesitan hacer cambios radicales, esto implica comprender por que come lo que come, cuidarse para sí mismo, no por un requerimiento médico o familiar: A veces las familias boicotean los cambios de hábitos alimentarios con comentarios como -ay pero por qué comes así-, o -mira, te traje un panecillo- porque creen que la comida es una manera de festejar. La especialista señala: “en cuestión de alimentación nada te provoca el cáncer y nada te lo va a quitar, tienes que aprender a comer. Cada alimento tiene diferentes nutrientes y propiedades, el conjunto de ellos es lo que hace que el cuerpo funcione.

Si hablamos de una dieta saludable no hay nada prohibido, lo importante es encontrar el equilibrio. “Las personas argumentan que no tienen tiempo para comer de forma correcta, esto no debe ser así, por el contrario, la alimentación se debe adecuar a tu estilo de vida. A veces hay que llevar la comida de casa, porque la oferta de la calle no es la más saludable. En el caso de quienes comen en fondas pueden hablar con la señora y pedirle qué en lugar de ponerles arroz, les ofrezca verduras. También implica organizar la lista de compras, incluso cuando los pacientes aprenden a comer, dicen que ahorran porque aprenden a calcular sus porciones y equilibrar la comida.”

El tamaño de las porciones que consumimos es muy importante ponga en práctica el sistema de la mano: La huella de su pulgar es el tamaño para una porción de grasa; el de las proteínas debe equivaler a la palma de la mano; el consumo de cereales como pasta o arroz, lo que entre en un puñito, -aproximadamente media taza-, y las semillas, literal lo que tomen los dedos, una pizca de cacahuates o pistaches. Para las frutas, elegir piezas de tamaño mediano y si son de picar como la papaya o el melón la recomendación es una taza. En el caso de las verduras no se miden, pueden consumirse a libre albedrío.

Una vez fuera del tratamiento, lo ideal es comer cuatro veces al día y recordar cenar, siempre, algo ligero: “No se trata de tomar café y pan dulce, es mejor media taza de verdura cocida, un huevo hervido o un pedacito de pollo y una pieza de fruta.” Finaliza la especialista.

Te recomendamos leer también:

Importancia de la actividad física para los pacientes con cáncer de próstata

________

Texto por Clara Sánchez para MOLACAP
Fuentes:
Nutrióloga Norma Ortiz de Fundación Salvati.
nutricion@salvati.org.mx
Tel 5516 2011 de lunes a viernes de 8:00 a 14:00

Dieta y cáncer: Recomendaciones en cáncer de próstata

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados. *

Síguenos en Facebook